Korosu

Literalmente, “matar”. En Kendo, es el hecho “de destruir” la estabilidad del adversario
utilizando uno de los tres métodos fundamentales de ataque.