Lavado del Men

” width=”169″ height=”300″ /> [/caption]Preparo una mezcla de agua, una dosis algo superir de detergente al de un lavado normal y un chorro generoso de vinagre. El vinagre me ha dado ya muy buenos resultados como he descrito aquí, por lo que sigo utilizándolo cada vez que limpio partes de mi bogu.

Aunque al principio puede dar un poco de miedo, hay que mojar generosament toda la superficie del men en la mezcla de agua, vinagra y jabón. En total, se desaconseja que esté en el agua más de 30 minutos para que no sufra una fuerte decoloración, por lo que tendremos que tener todo listo y centrarnos en la limpieza.

Una vez mojado, se puede frotar con el cepillo de la ropa en todas aquellas partes que tienden a aparecer manchas blancas debido al sudor. En concreto, prestad especial atención a la parte de las orejas, frente y barbilla, que es donde se suele acumular una mayor cantidad de sudor y grasa corporal. Frotar siempre siguiendo el dibujo de las líneas del men y nunca en círculos para evitar estropear el tejido.

Para quellas partes más pequeñas, puedes usar un viejo cepillo de dientes. En el caso de que la zona esté bastante sucia, puedes aplicar directamente el detergente de lavadora sobre el cepillo y frotar enérgicamente.

Durante el proceso de lavado y especialmente al acabar, doblar un poco el men-dare por que al secarse se hará más duro. Así refuerzas la forma natural de éste antes de que se seque.

Una vez limpio, tienes que tener mucho cuidado a la hora de secarlo. En el vídeo se recomienda colocarlo boca arriba para alejar la humedad lo antes posible del men-gane. Yo he utilizado los himos para este propósito. Busca un lugar en el que corra el aire para esto, pero vigila que no le de la luz directa del sol o perderá color muy rápidamente.

Una vez esté seco en el exterior, puedes darle la vuelta para facilitar el secado de su interior. En total, el secado del men será de como mínimo 2 días, siendo 3 o más días lo normal. Aprovecha los periodos en los que no vayas a entrenar para lavarlo o no podrás utilizarlo en tu siguiente clase. Si al secarse aparecen de nuevo las manchas o los malos olores perduran, repite el proceso pero siempre espera a que se haya secado correctamente.